Adaptación:

Consiste en medidas implementadas para disminuir el daño de los efectos del cambio climático (reducir vulnerabilidad) y aumentar la capacidad de recuperarse después de daños ocurridos por  estos efectos (incrementar resiliencia). Incluso puede darse el aprovechar las oportunidades beneficiosas.  En algunos sistemas naturales, la intervención humana puede facilitar el ajuste a los efectos del clima. Por  lo tanto, se enfoca en gran parte a la reducción de la vulnerabilidad que es disminuir los impactos negativos del cambio climático e incrementar la resiliencia, que es aumentar la capacidad de recuperarse después de dichos impactos negativos y aprovechar las ventanas de oportunidades que se deriven.