Carbono negativo:

Es cuando el balance entre la emisión y la fijación de carbono o sus equivalentes es en favor de la fijación, o sea se emite menos que lo que se fija de CO2 del ambiente.  sin ser devuelto al mismo, o sea cuando hay una acumulación de compuestos de carbono por parte de un organismo fotosintético. Esto solamente se da por la fijación en sumideros de carbono (que por ahora son solamente los organismos fotosintéticos como por ej. bosques y microalgas acuáticas), los cuales, tarde o temprano se van a devolver al ambiente por la descomposición de la materia orgánica dónde se fija. Este proceso se puede alargar utilizando madera para construcción u otros usos.

Si se quiere reducir el efecto de cambio climático, es necesario que el balance mundial pase a ser carbono negativo. Para lograr eso, no solamente se tendría que limitar las emisiones a un mínimo—por ej. no utilizar más combustible fósil—sino que habría que promover el secuestro de carbono de manera que sobrepase significativamente las emisiones…