Carbono neutro:

Se refiere a cuando el balance entre la cantidad de carbono o dióxido de carbono que es liberada a la atmósfera por una persona, actividad o empresa, y la cantidad equivalente que es secuestrada (ver secuestro de carbono) es cero. Si el balance entre esa suma y resta es igual a cero se habla que esa actividad es carbono neutra—y podría llegar a ser todo el planeta. Cuando se habla de carbono neutro, emisiones y secuestro es importante considerar que sobre todo el metano y el óxido nitroso tienen efecto similar y se consideran en el sentido de su equivalencia (ver dióxido de carbono equivalente). Por ejemplo, usar biocombustibles es carbono neutro porque, como se explicó arriba, las emisiones que produce quemarlos, son las mismas que absorbió la biomasa con la que se produjo ese biocombustible en su crecimiento, por lo tanto, no suma ni resta la concentración de CO2 que emitan.  La meta de lograr una economía carbono neutra, difícil como es, solamente y en caso de ser a nivel mundial nos llevaría a detener el aumento en la concentración de gases invernadero ya existentes en la atmósfera, no reduciría esa concentración. O sea, aunque todo el mundo pasase a ser carbono neutro, todavía quedaría el efecto invernadero que ya existiera en ese momento. La otra situación de interés es que aunque un individuo o país o región pasaren a ser carbono neutra, cualquier efecto de ello se diluiría a nivel global y literalmente no se manifestaría en relación a ese individuo, país o región.