Clorofluorocarbonos (CFC):

Gases sintéticos que se emiten en relativamente pequeñas concentraciones pero tienen gran efecto invernadero. Estos gases son normalmente utilizados para refrigeración, aire acondicionado y otros usos. Como no se destruyen en la baja atmósfera, los CFC se desplazan hasta la alta atmósfera donde, con las condiciones apropiadas, descomponen el ozono. Estos gases están siendo sustituidos por otros compuestos, incluidos los hidroclorofluorocarbonos y los hidrofluorocarbonos, que también son gases de efecto invernadero pero no tienen tanto efecto en el ozono.