El Niño/Oscilación Meridional (ENOM) :

El Niño, en su sentido original, es una corriente cálida que fluye periódicamente desde el Oriente hacia lo largo de la costa de Perú y cercanías, causando una serie de fenómenos atmosféricos así como alteraciones en las pesquerías locales. El nombre El Niño se lo pusieron precisamente los pescadores de Perú porque el fenómeno tiende a manifestarse a fines de año. Este fenómeno oceánico se asocia con una fluctuación de las pautas de presión intertropical en la superficie y la circulación del aire en los Océanos Pacífico e Índico, llamada Oscilación Meridional. Ambos, juntos, se denominan ENOM. El fenómeno opuesto a El Niño se llama La Niña. Aunque ambos, El Niño y La Niña, son fenómenos naturales que han existido por muchos años y no son el producto del cambio climático, por una parte vienen a reforzar los efectos del cambio climático y por otra parte muy probablemente están siendo exacerbados por el cambio climático. Es decir, se esperan incrementos en la frecuencia y severidad tanto de El Niño como de La Niña.