Metano (CH4):

El metano es uno de los principales gases de efecto invernadero que se intenta reducir. Su emisión está asociada a la quema de los combustibles fósiles, a la ganadería y a la agricultura. Su concentración en la atmósfera es de aproximadamente 2 partes por millón (ppm) y su potencial de calentamiento mundial (PCM) es de 23.